Granate, la piedra de Enero

El significado del cristal de granate tiene sus raíces en la historia antigua y proviene de la palabra latina ‘granatum‘, que significa granada, una referencia a su color rojo intenso que se asemeja a las brillantes y profundas semillas rojas de la fruta.

Es una piedra preciosa que ha mantenido su renombre a través de los tiempos gracias a su hermosura. Aun ahora, tener un Granate es sinónimo de lujo y poder, pero, además de ello, esta hermosísima gema guarda en si un misticismo, que ejerce una magnifica influencia positiva en su poseedor y en el entorno que lo rodea.

Anillo en plata y granate

A lo largo de los años, el granate fue usado como talismán protector. Es una piedra de coraje, que es capaz de avisar los peligros que se aproximan, por lo que cuenta la historia que los guerreros en la antigüedad no iban a una batalla sin la protección de un granate.

También se lo conoce como un cristal útil en momentos de crisis. Fortalece y activa el instinto de supervivencia llevando coraje y esperanza en situaciones difíciles. Es un gran liberador de las inhibiciones y tabúes, abriendo el corazón y otorgando una gran cuota de confianza en uno mismo.

El granate es una piedra de amor y compromiso, muy conectado con la energía sexual del chakra raíz. Aporta serenidad y pasión. Esta piedra se asocia a la voluntad, la fortaleza interior y el coraje, por lo que es ideal para combatir el desánimo, y la apatía, logrando vigorizar y motivar cada fibra del ser en lo físico, psicológico, y espiritual.

Pulsera de granates entrelazados.
Compartir esta entrada

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *