Imaginarlo, sentirlo, recibirlo

IMAGINARLO, SENTIRLO, RECIBIRLO… Ese es mi proceso creativo. Es difícil racionalizar los procesos. Uno se sienta frente a una hoja en blanco y piensa: ¿cómo puedo explicar este sentir?

Creo que los sentimientos, los procesos y los dolores  son las sensaciones mas difíciles de explicar.

Por lo tanto, lo mejor es imaginarlo. Luego de imaginarlo, sentirlo. Luego de sentirlo e interiorizar esta sensación, es recibirlo. Y así, se crea.

La recompensa maravillosa es que esta pasión de creer en lo que no ves, lo transforma en ver aquello en lo que creíste ver.

Esos son los sentimientos que tengo cuando me siento frente a mi banco de trabajo, frente a una hoja en blanco con el lápiz volando tratando de captar el dibujo que me figuro mentalmente, y ver como va mutando el metal que tengo entre las manos hasta formar la pieza que originalmente ideé.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.