Los 5 “NO” de las Joyas

Por Camila Galfione

Con las joyas, no se trata de saber elegirlas, sino de saber llevarlas. Tampoco se trata de la simpleza del lujo, sino del conocer el lujo de la simpleza. A la hora de lucir alhajas, si bien no hay nada más acertado que ser creativo y animarse a romper las reglas, hay cinco de éstas que son inquebrantables, cinco “NO” absolutamente rotundos, que queremos compartir con nuestros fieles lectores en esta nota.

  • NO a usar relojes en ceremonias formales, como en casamientos o galas, a menos que éstos sean joyas de carácter principalmente ornamental, de lujo y formen parte del conjunto. Aquellos relojes que podríamos usar en el día a día no van acorde a este tipo de eventos.
  • NO a ser un “arbolito de navidad”. Menos, generalmente, es más, y en este caso aplica. Si optamos por usar caravanas XXL, como son tendencia actualmente, es mejor dejar el cuello despojado u optar por un colgante sencillo y de poco peso visual para complementar, sin exagerar. Si por el contrario elegimos un collar como protagonista, lo combinamos con caravanas pequeñas, preferentemente al lóbulo. Ambas joyas se maridan a la perfección cuando una le cede el protagonismo a la otra, cuando ambas son sumamente livianas o, cuando el colgante es largo y el peso se encuentra en el extremo, pasando la altura del busto.
  • NO a combinaciones poco criteriosas . Podemos combinar distintos colores de piedras o de metales, siempre y cuando tengamos cierto juicio para hacerlo. Podemos utilizar una paleta análoga para mezclar las piedras, o usar dos colores contrastantes en un conjunto, siempre y cuando nos mantengamos fieles a la regla de juego que elijamos. Lo mismo sucede con los metales: si decidimos usar dorado o plateado debemos respetar nuestra elección. Si optamos por combinarlos, debemos hacer que éstos convivan en más de una zona para mostrar que el mix fue intencional.

Anillos sobre madera

  • NO a llevar las joyas sucias. “La alhaja de la bisabuela” por más años que tenga, si es una joya de calidad, debe lucir como nueva. Es sólo cuestión de darle amor con los años para que se mantengan inmaculadas. Podríamos escribir un artículo entero sobre este tema, ¡y lo hicimos! Por lo que pueden leer más acerca de cómo cuidar las joyas aquí:
  • Recordá que la joya protagonista sos siempre tú. Lo importante no es resaltar tus joyas, sino que tus joyas te ayuden a destacarte a ti. Que éstas representen lo que eres y no lo que tienes. Que te ayuden a conducir las miradas a tus mejores atributos: a unas lindas manos, a una sonrisa poderosa o a los ojos con unas caravanas que enfaticen su color. No le seas fiel a las tendencias, ¡sino únicamente a ti misma!

Compartir esta entrada

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *