Madrinas de bodas

Por Camila Galfione

Nadie comparte más la emoción de los novios en una boda que las madrinas. Mientras la pareja celebra el inicio de una nueva etapa, los padres despiden a sus hijos con una mezcla de amor y melancolía.

A la hora de elegir el vestido y las joyas para la ceremonia, la madrina tiene que tener especial cuidado. Debe ser la mujer más elegante y distinguida, pero mantener suma discreción para no competir con la novia. A veces, tanta emoción confunde a las madres a la hora de elegir qué ponerse. Muchas optan por diseñarse por primera vez un modelo, sin contar con el asesoramiento de un diseñador. Algunas de ellas obtienen resultados maravillosos, pero otras utilizan más textiles, recursos o colores de los que un vestido puede soportar, lo que resulta en un traje poco atractivo o demasiado recargado.

“Menos es más” es siempre el mejor consejo que damos en Sarah Kosta. La más sabia decisión que una madrina puede tomar es elegir el color con el que más se identifique -evitando el negro y por supuesto el blanco- , un corte sencillo, elegante y favorecedor, un textil que hable por sí solo y un calzado de calidad. Por supuesto, no puede faltar una joya que acompañe, la que debe estar en perfecta armonía con la elección del vestuario.

Sarah Kosta Joyas - Blog Novias22

A la hora de elegir las joyas, si éstas van a ser el detalle destacado, lo mejor es divertirse con la elección, optando por una pieza de gran tamaño o combinando dos modelos drásticamente distintos que convivan en armonía. En cambio, para las que prefieran la discreción, una única piedra preciosa de dimensiones pequeñas es también una buena alternativa. Para ocasiones tan especiales como la boda de un hijo, una buena idea es hacerse una joya personalizada, tal vez con una frase o palabra escrita en su interior para que quede como recuerdo del gran día.

Nuestro mejor consejo para las madrinas es que se sientan cómodas e identificadas con sus elecciones, que ante la duda vayan siempre a lo seguro y que acompañen con disfrute a sus hijos porque son momentos mágicos que recordarán para siempre.

Ph de portada: Boffano

Compartir esta entrada

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *