Todo sobre las joyas de Meghan Markle

Por Camila Galfione

En las bodas reales, la pregunta no es cómo será el vestido sino cuáles serán las joyas. Mientras los vestidos buscan elegancia y cumplir con el protocolo, las joyas aspiran a ser las protagonistas de la ceremonia. En esta nota, les contaremos todo acerca de las alhajas de Meghan Markle.

  • La tiara de Mary de Teck.La estrella de la boda sin dudas. La misma fue el ítem que cumplió con la consigna de llevar “algo prestado”, dado que la misma reina Isabel le ofreció a Meghan una de sus joyas para lucir el día de la boda. La novia escogió la tiara de filigrana de Mery de Teck, la abuela de Isabel II, que fue elaborada en el año 1932 ¡y no veía la luz desde 1953!

  • Los diamantes son la gema de las novias. Junto a la majestuosa tiara, Markle llevó aros de diamantes y oro blanco, de la joyería francesa más prestigiosa, Cartier. Los mismos pertenecen a la colección de Alta Joyería, Galanterie de Cartier. Fueron lo suficientemente importantes (y a lo lejos sencillos) para acompañar la prestigiosa pieza en filigrana.

  • El brazalete, también de Cartier, lo llevó en la mano derecha y sus materiales fueron iguales a los pendientes. La pieza pertenece a la colección Reflection de Cartier, que se caracteriza por trabajar distintas tallas sobre una misma piedra; el diamante.

  • Las alianzas en Welsh Gold.Los anillos más sencillos de la boda son al final del día, los más importantes. La reina Isabel le obsequió a los novios una pieza de Welsh Gold para sus alianzas. Este tipo de oro es altamente cotizado dado a su escasez ya que surge de forma natural en zonas sumamente específicas de Gales. La compañía Cleve & Company se encargó de la elaboración de los anillos.

  • El anillo de compromiso, realizado por la misma empresa, es de aquellas joyas que en Sarah Kosta nos fascinan; las que guardan significado. Dos de los tres diamantes de la pieza, uno de cada lado de la gema central, formaban parte de la colección personal de la Princesa Diana, la madre de Harry. El diamante central fue encontrado en Botswana, un lugar donde la pareja real conserva algunos de sus primeros recuerdos como pareja.

  • La presencia de Lady Di en una aguamarina azul.Junto al segundo vestido, diseñado por Stella McCartney, Markle llevó uno de los anillos más icónicos de la madre de Harry, con una importante aguamarina en corte esmeralda acompañada por dos diamantes. Esta joya es símbolo de independencia y modernización de la corona británica, dado que fue la alhaja que Diana se compró después de su divorcio con Carlos.

  • Los aros alargados que acompañaron este segundo vestido de fiesta, también de la colección Reflection de Cartier, intercala dos tallas de diamantes: brillantes y baguettes. El par está constituido por 18 quilates de oro blanco y 1.89 de diamantes. ¡Simplemente fascinantes!
Compartir esta entrada

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *